Nunca me digas que no puedo hacerlo

“Nunca me digas 

que no puedo hacerlo.

A mí, que he bailado 

con dos corazones.

Y he respirado

con cuatro pulmones.

A mí, que he sido hielo

fuego y viento.

Que he llevado 

en mi vientre

el peso de dos mundos,

y he parido 

la vida a gritos.

Que he abrazado

a la tristeza sin miedo.

Y he llorado sonrisas.

A mí no me digas 

que no soy capaz 

de algo.

O de todo.”